Un paseo por Plaka

Image Gallery

Plaka es uno de los barrios más antiguos de Europa, todo un laberinto callejuelas llenas de secretos para quien se atreva a explorarlas, siempre vigilado por la Roca Sagrada de la Acrópolis. Sus 3.500 años de historia trascienden en sus interminables reliquias arqueológicas, en las majestuosas iglesias bizantinas y en los imponentes edificios neoclásicos.

Por sus calles peatonales late el corazón de Atenas, en sus tabernas, en sus bares tranquilos y en sus tiendas coloridas. Todos los años millones de turistas se enamoran de esta combinación única de originalidad y sencillez.

Ruta | Duración estimada: 4-5 horas

La estación de metro de la Acrópolis ofrece el primer contacto con la Acrópolis y el Museo desde el andén del metro. Esta no es una estación de metro cualquiera, sino una especie de introducción a la historia de Atenas a través de réplicas y hallazgos arqueológicos de las excavaciones realizadas durante la construcción de la red de metro.

Salimos de la estación, subimos por la calle Makrygianni para cruzar la calle Dionyssiou Areopagiti y entramos en Plaka por la estrecha calle Vyronos, repleta de tiendas de recuerdos. Ya se respira el ambiente apacible de este barrio. Pasamos por Krokos, una tiendecita de productos tradicionales griegos, andamos otro cuarto de hora y llegamos al Monumento de Lisícrates, erigido en el 335 a.C.

Seguimos bajando por Tripodon y, al cabo de 20 minutos, giramos a la izquierda por la calle Thespidos. Pasamos por las animadas terrazas de las tabernas y vamos por la calle Kydathineon. Ya estamos en pleno centro de Plaka. Sería imperdonable no visitar Damigos, el Bakaliarakia, una taverna típica griega que abrió sus puertas en 1865, antes de seguir hacia Vrettos, la destilería más antigua de Atenas y la segunda licorería más antigua de Europa. Unos 20 metros más allá, la calle desemboca en la plaza Filomousou Etaireias, rodeada de bares y tabernas estupendas.

Dejamos atrás la plaza por la calle Kydathineon y doblamos a la derecha por la calle Monis Asteriou, para visitar la colección de pintura europea moderna del Museo de Fryssira.


Al salir del museo, continuamos por la calle Kydathineon hasta la iglesia de la Metamorfosis, un edificio del siglo XI que aparece a la derecha. En la acera de enfrente, el Museo de Arte Folklórico Griego nos permite asomarnos a la vida cotidiana y el legado cultural del pueblo griego, a través de tejidos, objetos domésticos, trajes típicos y bordados.

Bajamos por la calle Kydathineon y giramos a la derecha por la calle Adrianou, donde nos esperan boutiques, restaurantes, joyerías y tiendas a la vieja usanza. Un retablo viviente de la vida en Plaka.

En el cruce con la calle Navarhou Dikodimou destaca la Escuela Municipal, una obra maestra de la arquitectura decimonónica construida en 1875. Aquí estuvo la segunda escuela infantil de Plaka y hoy alberga uno de los 74 centros de educación primaria de Atenas.

Desde la calle Navarhou Nikodimou seguimos por la calle Agias Philotheis hacia la plaza Mitropoleos, donde nos encontramos con el lugar de culto más importante de la Iglesia ortodoxa griega en la capital. La Catedral de Atenas se construyó entre 1842 y 1862.

La calle Pandrossou nos acerca a los puntos de interés y el ambiente típico de Plaka. A la izquierda aparece la calle Aiolou, con el emblemático Horologium de Andrónico de Cirro. Este monumento del siglo I a.C., conocido como la Torre de los Vientos, era reloj de sol y estación meteorológica. Una veleta corona este original edificio octogonal, y cada una de sus caras está representado uno de los ocho vientos. A la derecha se asoma la torre del Foro romano y a su lado, en la calle Panos, se erige desde el año 1456 la mezquita Fethiye.

A la izquierda de la Torre de los Vientos, subiendo unos metros por la calle Kyristou, nos topamos con los Baños de Aerides o de los vientos. Estos baños turcos se construyeron durante la ocupación otomana y se han reconvertido ahora en centro cultural.

Ahora subimos por la calle Mnisikleous y luego bajamos por la calle Prytaneiou. Giramos a la izquierda y en seguida vemos la iglesia de San Nikolas Ragavas. Este edificio del siglo XI es uno de los más emblemáticos de Plaka. Atrae a grandes multitudes la noche de la Santa Resurrección, cuando atenienses y visitantes celebran una misa al aire libre.

Por detrás de la iglesia, unas angostas callejuelas conducen a una zona muy especial de Plaka: Anafiotika, señalada por su arquitectura al estilo de las islas Cícladas. Con la liberación de Atenas llegaron los primeros habitantes de Plaka, isleños de Anafi, que sabían que haría falta mano de obra para reconstruir la joven capital.

La belleza de las Cícladas, la majestuosa roca sagrada que custodia el barrio y la imponente panorámica de Atenas y el monte Licabeto componen una estampa que no olvidarás jamás.
Al volver por la calle Stratonos-Thrassylou pasamos por viviendas neoclásicas y por el yacimiento arqueológico de la Acrópolis, antes de reencontrarnos con la calle peatonal Dionyssiou Areopagiti y la estación de metro de la Acrópolis. Tómate una taza de café y un bocado rápido para repasar este inolvidable viaje antes de irte.

Available on AppStore Get it on Google play