Los griegos siempre se han sentido muy atraídos por la religión: desde las formas tradicionales hasta el paganismo y la superstición, pasando por el fanatismo y la idolatría.

Los dioses mitológicos dieron paso al monoteísmo cristiano, pero el pueblo no perdió ese profundo sentimiento religioso que toca todas las esferas de la vida cotidiana en Grecia. No en vano el país está sembrado de iglesias públicas y privadas, muchas de ellas situadas en el Ática.

Los atenienses se convirtieron al cristianismo en la época del apóstol San Pablo (siglo I). Los nuevos lugares de culto funcionaron en la clandestinidad hasta que Roma reconoció oficialmente la nueva religión en el siglo IV, y después muchos templos antiguos se convirtieron en iglesias cristianas. En el siglo V comenzaron a construirse basílicas cristianas, cuyos restos pueden verse por toda la región del Ática.

La mayoría de las iglesias y monasterios importantes de la zona datan de los siglos XI y XII, la edad de oro del arte bizantino ateniense. En el Ática destacan los templos de Kapnikarea, Agioi Theodoroi, Agios Elefterios, Pantanassa, Agioi Assomatoi, Agios Nikolaos Ragavas y los monasterios de Dafni, Kaessariani y Asteriou.

La basílica de Agioi Isidoroi, en la ladera noroeste del monte Licabeto, es una antigua construcción de tejado de madera y una cuevecita que hace las veces de altar.

Esta sencilla iglesia, de planta cruciforme y doble columnata, se edificó a mediados del siglo XI sobre las ruinas de un santuario anterior.

Gran parte de la iglesia antigua quedó destruida durante la ocupación alemana, antes de que el Estado griego comprara oficialmente los terrenos.

En 1849, parte de la cúpula de la iglesia se vino abajo y tuvieron que apuntalar las paredes.

Esta basílica cristiana del siglo VI queda al final de la calle Deligiorgi, entre Alimos y Trachones, en el recinto de la iglesia de Zoodochos Pigi.

La existencia de la iglesia demuestra que el antiguo municipio de Aixone estuvo siempre habitado hasta la ocupación turca.

La Catedral Metropolitana de Atenas, consagrada a la Anunciación de la Madre de Dios, se construyó entre 1842 y 1862.

Cuando se descubrió la cripta, el pueblo de Nea Alexandria pasó a llamarse oficialmente Philothei (Filotea) en su honor.

La iglesia de Agioi Anargyroi, también conocida como el metochion del Santo Sepulcro, se encuentra en el barrio de Anafiotika, en Plaka.

Según Biris, la iglesia se edificó siguiendo el proyecto de Stamatis Kleanthis.

Available on AppStore Get it on Google play