Αρχαιολογικοί χώροι

“Lo que dejamos atrás no es lo que queda grabado en monumentos de piedra, sino entretejido en la vida de los demás” (Pericles).

¡Cuánta razón tenía! Las historias de nuestros antepasados se narran a través de los monumentos que inspiraron; unos monumentos que, a su vez, nos inspiran a nosotros.

Y así se cierra el círculo de la inspiración. Gracias, Pericles, por esos monumentos que hoy admiramos y que, hace miles de años, no eran más que una idea en alguna mente prodigiosa.

 

El nombre de esta zona rinde tributo a la Academia de Platón y a Academo, un héroe local.

El imponente Templo de Afea domina el mar en lo alto de una colina cubierta de pinos, en la parte nororiental de la isla de Egina.

La basílica se parece a la de Lechaio, también consagrada a San Leónidas y a las siete mártires.

Braurón, habitado desde el Neolítico, fue uno de los primeros poblados en adherirse a Atenas bajo la unificación del rey Teseo.

La calle Aiolou debe su nombre a Eolo, el dios griego de los vientos.

El castillo prosperó gracias al desarrollo de la pequeña localidad de Hora, lugar elegido por oficiales venecianos y nobles griegos de fortuna para construir sus mansiones.

La cueva de Plutón se encuentra al noreste de la antigua acrópolis de la ciudad, en el recinto del Santuario de Deméter.

Algunos hallazgos se exponen en elegantes vitrinas dentro de la estación.

La antigua ágora de Atenas, en la parte noroccidental de la Acrópolis, era el centro comercial y administrativo de la ciudad.

El Foro romano se encuentra en los barrios históricos de Plaka y Monastiraki.s.

Available on AppStore Get it on Google play