Los “días del alción”

Image Gallery

En pleno invierno, hacia finales de enero, hay una época de temperaturas más suaves y cielos despejados: es el fenómeno conocido como los “días del alción”.

Estos míticos días deben su nombre al alción o martín pescador, un pájaro que pone sus huevos en las rocas del mar. A diferencia de la mayoría de las aves migratorias, que se van en otoño, el alción emigra a principios de primavera. Por eso hay días templados y claros en mitad del invierno.

El fenómeno también tiene una explicación meteorológica: en esta época del año las presiones barométricas entre el sur y el norte de Europa están niveladas, por lo que el clima es más templado.

El mito engendra una leyenda

Según la mitología griega, Alcíone era la hija de Eolo, el dios de los vientos. Vivía feliz con Ceice, su marido, en la playa. Los dos se consideraban una pareja muy poderosa, tanto que se equiparaban con Hera y Zeus. Esta falta de respeto enfureció a Zeus, que convirtió a Ceice en un somormujo. Alcíone buscaba y buscaba sin descanso a su marido en el mar. Con el tiempo, los dioses del Olimpo se apiadaron de ella y la convirtieron en un alción o martín pescador.

Pero las tribulaciones de Alcíone no acabaron allí. Como no ponía sus huevos en primavera, como los demás pájaros, sino en pleno invierno, el fuerte oleaje arrastraba sus huevos y polluelos antes de que aprendieran a volar. El sobrecogedor llanto de Alcíone conmovió a Zeus y a los demás dioses del Olimpo. Por eso decidieron conceder 15 días de buen tiempo en enero. En esas dos semanas, los vientos y el mar estaban tan tranquilos que Alcíone podía empollar sus huevos y enseñar a sus polluelos a volar antes de que se los llevaran las olas.

Hay otra versión del mito en la que Ceice, después de casarse con Alcíone, salió al mar y murió en una tempestad. Alcíone, desesperada en la orilla al ver cómo se ahogaba, se suicidó tirándose a las rocas. Su amor era tan fuerte que los dioses del Olimpo se apiadaron de ellos y los convirtieron en pájaros: alciones o martines pescadores.

Estas aves ponen sus huevos en invierno, en grietas de las rocas. A mediados de enero, Zeus hacía que las temperaturas subieran unos días para que la madre pudiera empollarlos. Y por eso estos días primaverales se conocen como los “días del alción”.  

Un símbolo muy inspirador

En la mitología, el alción simboliza la tranquilidad, la calma y la mar serena. También representa el optimismo, pues el clima suave de esos días nos levanta el ánimo después del melancólico invierno. El martín pescador también es un símbolo de la fidelidad conyugal. Se cree que, cuando la pareja de una martina pescadora envejece y ya no puede volar, la hembra lo lleva a hombros, le da de comer y lo cuida hasta su muerte.

Según una leyenda medieval, los martines pescadores en sus orígenes eran grises. Sin embargo, durante el Diluvio, volaron tan alto que su pecho se volvió rojo anaranjado por el sol y su espalda azul como el cielo.

Available on AppStore Get it on Google play