Atenas

Image Gallery

Aunque la campiña es el mejor sitio para celebrar una Pascua griega tradicional, en Atenas hay mil maneras de pasar un fin de semana fascinante.

Pasea por la ciudad

Estás de suerte: con la ciudad tan tranquila, es la ocasión perfecta para conocer sus tesoros arqueológicos. Empieza por el antiguo Mercado Coreano y pasea de Kerameikos al Ágora y al imponente Templo de Hefesto. Después, dirígete al Foro romano y haz una parada en los Baños de Aerides de Plaka. Luego puedes ir caminando a tu ritmo hasta los pies del Partenón, una visión siempre impactante, o dar un paseo romántico por las murallas de la Acrópolis. Y termina el recorrido en la calle peatonal Dionyssiou Areopagitou. Desde aquí, puedes ir a visitar el Olympieion (las Columnas de Zeus y la Puerta de Adriano) pero, sobre todo, ¡no te pierdas el Museo de la Acrópolis! (en la calle D. Areopagitou, 15; tel. 210 9000900, www.acropolismuseum.gr).

Las mejores vistas de Atenas

Resérvate un rato para subir al monte Licabeto en funicular (sale de la calle Ploutarchou de Kolonaki) o en vehículo particular. En la cima descubrirás la capilla de Agios Georgios, ideal para asistir a la misa del Sábado Santo. Después, tómate un café tranquilamente y disfruta del sol y de la gran panorámica de Atenas.

Belleza natural

En pleno centro ateniense se eleva la colina de Filopapos, un sitio perfecto para dar un paseo por la tarde. Desde sus verdes laderas tienes unas vistas espectaculares de la Acrópolis y del monte Licabeto.

Además, puedes visitar los exuberantes Jardines Nacionales y la mansión Zappeion, también en el centro urbano.

El fin de semana de Pascua es ideal para deambular sin prisas por uno de los parques idílicos de la capital. Sal a tomar el aire y el sol por el Antonis Tritsis (parque de concienciación medioambiental), por el Pedion tou Areos o a la gruta de Kaisariani, por ejemplo.

Otra opción es una escapadita al monte Parnés: después de una suculenta comida en las tabernas que hay a sus pies, nada como un buen paseo por el campo para hacer la digestión.

A orillas del mar...

Si prefieres la costa, date un paseo junto al mar por el Pireo y luego saborea un buen pescado o marisco fresquísimo en Mikrolimano, en Pasalimani, en Freatida o en Piraïki.

También puedes ir por la autopista de la costa a Glyfada, Vouliagmeni, Kavouri, Varkiza, Lagonisi y al cabo Sunión (y allí visitar el espectacular Templo de Poseidón).

Al noreste de Atenas tienes destinos aún más bonitos, como los pueblecitos costeros de Rafina, Nea Makri y Maratón.

Asiste a la procesión del Epitafio y a los festejos de después
Si quieres vivir una Pascua griega muy especial, te recomendamos las siguientes iglesias de Atenas:


•    Catedral Metropolitana (en Monastiraki)
•    La Metamorfosis, iglesia de Sotira tou Kottaki (en Plaka)
•    Santa Aikaterini (en Plaka)
•    San Demetrio el Bombardero
•    Iglesia de los Arcángeles
•    Capilla de Kapnikarea
•    Monasterio de Kaisariani
•    Monasterio de Penteli: el Viernes Santo recrean el Descendimiento de la Cruz.
•    Plaza Syntagma, donde se reúnen todos los Epitafios de las iglesias cercanas para una liturgia comunitaria el Viernes Santo (alrededor de las 21:30).

Después de la procesión del Epitafio...

Cuando termina la misa del Viernes Santo, los bares de ouzo y tsipouro de Atenas se llenan en seguida (¡reserva mesa antes!), pues la gente se reúne a tomar tapas deliciosas y pescado fresco. Súmate a la fiesta en los bares y tabernas típicos de Plaka, Monastiraki, Thiseio, Psyri, Kaisariani, Pireo, Piraïki y Mikrolimano.

  Asiste a la liturgia del Sábado Santo

La Pascua es la gran fiesta de la Iglesia ortodoxa. Celebra el Sábado Santo en una de estas iglesias:
 

 El Metochion del Santo Sepulcro de Plaka (en la calle Erechtheos con la calle Prytaneiou)
•    La capilla de Kapnikarea, en la calle Ermou, en pleno centro de Atenas.
•    Santa Aikaterini y Panagia Grigoroussa, en Plaka.
•    Santa Irene, en la calle Aiolou, cuenta con un coro excepcional.
•    Iglesia de Jesucristo el Salvador de Plaka, en la calle Kydathineon con la calle Sotiros.
•    Agia Sofia Acropoleos, en la calle Areopagitou, con vistas de la Acrópolis.
•    San Jorge Licabeto y Agioi Isidoroi, en el Licabeto.
•    Agios Georgios Karytsis, en la plaza Karytsi.
•    Santa Marina, en Thissio.
•    San Demetrio el Bombardero, en la colina de Filopapos.
•    Agios Filippos, en Monastiraki.
•    Agios Georgios Makrigiannis

Si prefieres conocer otra liturgia del Sábado Santo, también tienes estas opciones:

 La iglesia anglicana de San Pablo, en la calle Filellinon.


•    La iglesia rusa, en la calle Filellinon.
•    La iglesia etíope, en la calle Mpochali, 12 del barrio Pentagono.
•    La iglesia cristiana ortodoxa armenia, en la plaza Koumoundouros (calle Kriezi, 10).

La fiesta pascual

Como ocurre en muchas celebraciones griegas, no hay Pascua completa sin una fiesta. El Sábado Santo y el Domingo de Pascua, todos los grandes hoteles de Atenas organizan unas cenas deliciosas y unos generosos bufés al mediodía, donde combinan exquisitos sabores griegos y orientales. En las tabernas tradicionales del casco antiguo –Plaka, Psyrri, Monastiraki y Thiseio–, puedes probar la mayiritsa, el cordero o la cabra asados con patatas o muchos otros platos pascuales suculentos.

La Pascua ortodoxa y la Luz Sagrada

El encendido de la vela con la Llama Sagrada de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén es una tradición ancestral de la Iglesia ortodoxa.

De Jerusalén al Metochion del Santo Sepulcro

El milagro del descendimiento de la Luz Sagrada empieza a las 12:00 del mediodía del Sábado Santo, en el Santo Sepulcro de Jerusalén. Todo el mundo espera el descendimiento del Espíritu Santo, que se expande de la iglesia de la Resurrección al Santo Sepulcro de la mano del Patriarca, que sujeta 33 velas prendidas con la Luz Sagrada. Después, los prelados de las iglesias ortodoxas encienden sus cirios de vigilia y reparten la Llama Eterna por el mundo.
La Luz Sagrada llega a Atenas en avión la tarde del Sábado Santo e inmediatamente es conducida al Metochion del Santo Sepulcro, donde los fieles la esperan con ansiedad. Desde allí se difunde la Luz a todas las iglesias de Atenas y luego en avión al resto de Grecia.

Los huevos rojos de Pascua

Es una de las tradiciones pascuales más famosas de Grecia. El Jueves Santo, las mujeres de la casa tiñen huevos duros de rojo, símbolo de la sangre derramada por Jesucristo. Después de la liturgia de la Resurrección del Sábado Santo, amigos y familiares toman la sopa de Pascua y luego juegan en parejas al tsougrisma: cada uno sujeta un huevo y, chocándolo con cuidado, tiene que intentar romper el huevo del otro. Quien acaba con el huevo intacto sigue retando a más gente hasta que solo queda uno: esta persona tendrá buena suerte todo el año.

Available on AppStore Get it on Google play