Citera

Citera es el destino ideal para los que busquen una belleza incomparable.

Es la belleza que desprenden las paredes encaladas, los callejones adoquinados de Hora y sus aguas relucientes azul turquesa. Esa misma belleza que vuelve tan románticos los bares de Kapsali y que te seduce nada más ver la idílica cascada de Fonissa en el pueblo de Mylopotamos. ¡La Pascua en esta isla es una experiencia que nadie debería perderse!

Un paseo primaveral

Para apreciar esta isla en todo su esplendor hay que venir en primavera, cuando se queda cubierta por un manto de flores silvestres, que hasta asoman por las hendiduras de las altas rocas de Kakia Lagada o por las imponentes murallas del castillo, que se eleva orgulloso en la colina que domina Hora. Está claro: Citera nunca deja de sorprendente.

En tu visita no debería faltar un paseo por las pintorescas callejuelas de Hora. Desde allí puedes subir caminando hasta el Castillo y disfrutar de las magníficas vistas de Kapsali. Si te gusta el senderismo y el olor del tomillo en flor, no puedes dejar de recorrer uno de los senderos de la isla. Y tienes que dejarte hechizar por la magia de la catarata de Fonissa, en el pueblo de Mylopotamos, rodeada de plátanos centenarios que se inclinan hacia las aguas verde esmeralda del lago, a los pies de la cascada. Después puedes seguir el exuberante sendero que bordea el arroyo, que conduce a los antiguos molinos de agua.

El pueblo más animado del interior es Potamos, con una bonita plaza donde se puede comer buena cocina casera, tomar una fatourada (una bebida de aquí) y probar un rozé (un dulce típico griego). Todos los domingos la plaza acoge a un mercado de agricultores locales, perfecto para conocer los productos de la isla. El barrio antiguo que hay detrás de la plaza también merece un buen paseo. Karavas tiene fama de ser uno de los pueblos más bonitos de la isla, con su manantial de Amir Alí oculto a la sombra de los plátanos. En el centro de la isla queda Paleohora, una ciudad medieval rodeada por la quebrada de Kakia Lagada. Está deshabitada desde su destrucción a manos de los piratas de Jeireddín Barbarroja en 1537. Otro pueblo muy pintoresco es Pitsinades, con sus bonitas casas tradicionales. Avlemonas y Agia Pelagia son dos pueblos de costa muy populares por sus magníficas playas. Y también es muy conocido el pueblo de Kapsali, lleno de vida del alba al anochecer.En el encantador puerto que hay a los pies de Hora se encuentra la única playa organizada de la isla, así como varias tavernas, cafés y bares que ofrecen vistas espectaculares del mar y del castillo.

Pascua: Devoción y diversión a orillas del mar

Durante toda la Semana Santa se celebran misas en las encantadoras capillas e iglesias de Hora y de los pueblos. Súmate al espíritu de la Pascua y asiste a los rituales de los monasterios isleños.

Nadie olvida un Viernes Santo en Hora. Los lugareños llevan en procesión el féretro de Cristo por las callejuelas estrechas, seguidos de multitudes de fieles portando velas. Las casas y tiendas de Hora abren sus puertas y colocan un icono y un incensario en la entrada para recibir la bendición del féretro al pasar.

También puedes pasar la noche del Viernes Santo en la procesión del pueblo costero de Avlemonas. Aquí los lugareños marcan el recorrido de la procesión con velas colocadas en latas. Hasta el mar queda iluminado por esas latas, cuyas llamas se reflejan en la superficie del agua.

Si quieres vivir una experiencia aún más auténtica de esta celebración religiosa, elige una de las pintorescas iglesias de pueblo para la noche del Sábado Santo y la Resurrección. Si prefieres disfrutar de la música bizantina cantada por un coro eclesiástico, el monasterio de Panagia Myrtidiotissa es una opción excelente.

A medianoche, el sacerdote anuncia la resurrección de Cristo entonando el himno Christos Anesti, seguido de un intercambio de buenos deseos de Pascua durante los espectaculares fuegos artificiales que iluminan el cielo y los corazones de todos los presentes.

A menos que te hayan invitado a una casa de la zona para comer cordero asado el Domingo de Pascua, te recomendamos que visites Agia Pelagia y te sumes a las fiestas tradicionales de Pascua con los lugareños. Allí puedes degustar algunas de las delicias locales, cascar algunos huevos rojos de Pascua y comer las deliciosas brochetas de cordero que asan a orillas del mar mientras escuchas las melodías típicas interpretadas por músicos de la zona. ¡El baile nunca para antes de la puesta de sol!

En los días posteriores a la Pascua, la isla de Citera asiste al resurgir de otra tradición religiosa: la procesión del icono sagrado de Panagia Myrtidiotissa. Empieza el Lunes de Pascua en Hora, donde se exhibe el icono desde el Domingo de la Ortodoxia hasta la Resurrección.

Después el icono empieza su peregrinación por los pueblos de la isla para terminar regresando al monasterio. Es una de las tradiciones más antiguas de la isla.

¡La Pascua en Citera es una fiesta única! Y basta con una breve visita para apreciarlo.

Image Gallery

Available on AppStore Get it on Google play